Inteligencia Planetaria

baobas.jpg

Nuestra conciencia colectiva ha ido más allá de la conciencia indiferenciada de la vida tribal; gran parte de la humanidad transita hoy por la certeza de ser individuos absolutamente separados de los demás seres humanos y del resto del universo. Pero en este tiempo comenzaremos a comprender que en realidad somos sistemas vivientes, orgánicamente ligados a todo lo que existe.

En términos astrológicos la fase de conciencia tribal se corresponde con el signo de Cáncer; la de creernos individuos separados es propia del signo de Leo. El que le sigue es Virgo, el signo de la entrega al misterioso orden de la vida, la conciencia de sistema; el fin de de la infancia de la especie humana. La etapa en la que cada vez más seres humanos podremos ser capaces de ver en la dulce mirada de un perro, en el maravilloso canto de un pájaro, en la majestuosidad de de un viejo árbol, la misma vida que late en todos nosotros; sin necesidad de sentirnos superiores. Cada parte cumpliendo con su función en la totalidad de la vida de este maravilloso planeta. Sintiendo la potencia del impulso evolutivo en nuestro ser. Reconociéndonos terrestres. Empezando a registrar que estamos contenidos en un sistema inteligente aún más complejo, cuyo centro es el Sol. Y más allá de nuestro sol, la infinita complejidad multidimensional de la Galaxia…

 

Inteligencia Planetaria | Entrenamiento en curso, 2015.